Los juguetes antiguos y su valor en el mundo del coleccionismo

02/09/2021 Valoración

El coleccionismo es una afición que ha apasionado al ser humano desde hace mucho tiempo. Monedas, videojuegos, sneakers, sellos, cromos… el elenco de bienes coleccionables es enorme, y junto a cada uno de ellos se abre un mercado específico. En este post nos adentraremos en el mundo de los juguetes antiguos, sus características propias como bien de colección y los detalles y pormenores del mercado en el que se mueven.

¿Qué es un juguete? Breve repaso por la Historia

Empecemos por el principio; seguramente parezca una pregunta obvia, pero ¿serías capaz de definir qué es un juguete en pocas palabras? Los juguetes han existido desde hace miles de años, cumpliendo no sólo una función lúdica, sino desempeñando también un papel educativo para que los más jóvenes entendieran el mundo que les rodeaba y aprendieran a desempeñarse en él. Podríamos decir, en consecuencia, que un juguete es un objeto con el que los individuos jóvenes de una sociedad aprenden y desarrollan capacidades, mientras que los adultos se entretienen.

Como decíamos, juguetes ha habido en todas las épocas de la historia humana. El juguete más antiguo del que se tiene noticia es un sonajero de terracota encontrado en Turquía, que data de hace 4.000 años. Los primeros yoyós, por ejemplo, datan de la época romana. Sin embargo, si hay un objeto genuino en la historia del juguete es sin duda el de las muñecas, cuyos primeros ejemplos datan de la época grecorromana y estaban fabricadas en barro, madera o hueso, para los más pudientes, y de trapo para las clases humildes, así como los caballos de madera. Además de estos elementos, los soldaditos de plomo eran habituales entre las clases adineradas antes de la Revolución Industrial.

triciclo

Precisamente, fue la llegada de la Revolución Industrial la que motivó que a partir del S.XVIII los juguetes dejaran de ser exclusívamente fabricados de forma artesanal y pasaran a fabricarse en serie. Ello fue posible gracias al abaratamiento de costes fruto del nacimiento de la industria mecanizada, pero también gracias a la introducción de nuevos materiales, como la hojalata.

La llegada del S.XX supuso un gran paso adelante al introducir elementos como el plástico y la electricidad entre los materiales de fabricación. Aún así, a lo largo del siglo siguieron teniendo peso los cochecitos o los peluches, que conservan todavía una fuerte demanda a día de hoy, como podemos apreciar en cualquier tienda.

¿Cómo se calcula el valor de un juguete? ¿Por qué hacerlo?

Cuando analizamos el comportamiento del mercado de los juguetes antiguos, vemos que hay elementos inherentes a los juguetes que hay que tener muy en cuenta: rareza, fabricante, materiales de construcción, año de fabricación y estado de conservación -golpes o marcas de uso hacen que su valor disminuya sensiblemente-. Estos son elementos básicos a la hora de calcular el valor de un bien de estas características, ya sea una muñeca o un juguete de hojalata. De hecho, éstos son buenos ejemplos de tipos de juguetes que cuentan con una gran demanda en el mercado; no hace mucho se subastó una muñeca de la marca Kammer & Reinhardt por 316.000€, mientras que juguetes de hojalata como coches, motos o trenes despiertan pasiones entre un público cada día más numeroso.

tasación de juguetes

Por otro lado, hay elementos adicionales que entran en juego y que no tienen que ver con los juguetes en sí mismos, sino con los potenciales compradores. En ese sentido, seguirían el mismo mecanismo que con otros elementos deseados por coleccionistas y que imprimen al objeto en sí un halo de fetichismo. En el caso de los juguetes en particular, es muy frecuente que quien los colecciona sea alguien que busca, a través de ellos, revivir experiencias de su infancia. Esto explica que haya muchas personas dispuestas a pagar por determinados bienes cantidades estratosféricas, mientras que para otras personas carecerían de interés. En este sentido, se trataría de un efecto muy similar al que explicamos en el post sobre retrogaming o videojuegos retro. Y es que ya sabemos que lo retro vende y, por ello, no son pocas las empresas que hacen uso de estrategias comerciales enraizadas en fenómenos culturales -películas, figuras del deporte, grupos musicales, etc.- del pasado para lograr un impulso en sus ventas del presente.

Sea como fuere, a la hora de calcular el valor de un objeto de colección, especialmente si se trata de un juguete antiguo, es recomendable asistir a un especialista que sea capaz de verificar todas las variables relevantes de cara a calcular su valor real. Ya sea para tener una referencia de su valor de mercado de cara a a una compraventa, para contratar un seguro que cubra el valor de una colección o para cualquier otro procedimiento en torno a objetos de colección, acudir a profesionales es el primer paso para tomar las decisiones acertadas.