El valor del coleccionismo: ¿cómo y por qué tasar una colección?

26/05/2021 Gestión de activos

El coleccionismo ha sido desde tiempos pretéritos una de las aficiones más extendidas. Ya sea en torno a muebles de diseño, joyas, obras de arte, monedas antiguas, cromos o videojuegos, el mercado del coleccionismo no deja de mover enormes cantidad de dinero en todo el mundo. Más ahora, si cabe, gracias a la expansión de tecnologías que posibilitan comprar y vender de manera instantánea un bien en cualquier punto del planeta.

¿Tiene sentido el coleccionismo? ¿Cuánto puede valer una colección?

Como es lógico, el valor los diferentes tipos de bienes varía enormemente dado que responde a unos factores específicos muy concretos; cada tipo de bien tiene unas características propias que, además, interactúan con elementos externos como las características del mercado específico en que se mueve ese tipo de bien o los diversos perfiles de comprador y vendedor, entre otros muchos. Por todo ello, la máxima que debe guiar los primeros pasos de un coleccionista es la de conocer, a través de un estudio adecuado y riguroso, el valor real del bien en cuestión.

control de inventarios

Y es que, aunque parezca evidente, hay mucha gente que por urgencia o por desconocimiento, se lanza al mercado para vender o comprar objetos de coleccionismo sin investigar el posible valor de los mismos con una metodología adecuada y con unas garantías que acrediten la veracidad del valor de un bien. Ejemplos de ello podemos verlos en famosos portales online en los que los usuarios tantean y negocian directamente guiándose principalmente por imágenes de los bienes sin realizar un análisis pormenorizado de sus características, origen, estado de conservación, etc.

¿Cómo maximizar el valor de una colección?

Si nuestra intención es maximizar el valor de una colección de bienes en nuestro poder, la mejor manera de hacerlo es acreditando su valor y dotándonos de la mayor cantidad de información posible sobre todos ellos. No en vano, la RAE establece, en su segunda acepción, que el coleccionismo es 2. La técnica para ordenar adecuadamente una colección. Una vez más, como sucede con cualquier otro bien o activo que queramos valorar, la información ya es valor en sí mismo.

Es por ello que, a menudo, las metodologías para tasar colecciones de bienes suelen ser muy similares a las de valoración de inventarios, dado que frecuentemente hay que analizar las características de cantidades elevadas de bienes, catalogarlos y etiquetarlos, valorarlos e incluso integrarlos en apps digitales para llevar un valor contable de los mismos a lo largo del tiempo.

Partiendo de esta base, hemos de ser conscientes de que, a la hora de calcular el valor de una colección, el resultado y la metodología variarán en función del tipo de bienes. Este punto resulta obvio cuando hablamos de coleccionismo de obras de arte, en cuya valoración y expertización ha de intervenir un perito experto. Pero, ¿qué ocurre cuando hablamos de colecciones de bienes menos conocidos para el gran público, como muebles de diseño, videojuegos, objetos decorativos, libros y cómics, sneakers, artículos de filatelia, instrumentos musicales, armas, cerámicas, joyas, medallas y antigüedades, por ejemplo?

¿Para qué hacer una valoración?

La valoración de colecciones de todos esos tipos bienes y muchos otros que no citamos aquí por razones de espacio, es recomendable a la hora de llevar a cabo satisfactoriamente un buen número de procedimientos:

  • Ante un reparto de bienes en herencias o separaciones.
  • De manera preventiva para poder contratar un seguro adecuado que cubra adecuadamente un patrimonio.
  • Para poder reclamar compensaciones por daños, estafas o robos.
  • Para hacer un seguimiento de la evolución y las fluctuaciones de precios.
  • Para conseguir avales bancarios.

Todos los bienes de los que hemos hablado en este post tienen un valor intrínseco que depende de factores particulares, como por ejemplo la rareza, el estado de conservación, la antigüedad y los materiales de construcción, entre otros. Es por ello que a la hora de calcular su valor, por ejemplo para venderlos o para contratar un seguro (aquí te dejamos el caso de los libros raros), lo más recomendable es contar con expertos que conozcan los elementos más importantes de cada tipo de bien, así como la situación de su mercado particular y los posibles escenarios futuros. De ello dependerá contar con la información más fiable y verídica que permita tomar las decisiones acertadas para proteger e incluso incrementar el valor de nuestras colecciones.