Sneakers; ¿por qué mueven tanto dinero en todo el mundo?

15/09/2020 Gestión de activos, Valoración

¿Pueden unas zapatillas deportivas considerarse activos de inversión? Seguramente, si no has seguido la evolución del mercado de sneakers en los últimos 20 años, saber que se han llegado a pagar 500.000€ por unas zapatillas te sorprenderá.

El origen: el nacimiento de la cultura sneaker

Como suele suceder, detrás de una tendencia de consumo como la que nos ocupa, se esconden movimientos populares y culturas urbanas en las que arraiga. En este caso, para encontrar la raíz de la cultura sneakerhead nos debemos trasladar a los años 80 del S. XX y, concretamente, a la música y al deporte en Estados Unidos. En este contexto, las primeras zapatillas en aparecer vinculadas a figuras populares fueron las famosísimas Nike de Michael Jordan y las Adidas de los raperos Run-DMC. Si aquellos fueron proyectos pioneros de éxito, hoy podemos comprobar cómo la estrategia ha sido copiada por muchísimas marcas, que desde entonces se pelean por «fichar» a deportistas para que vistan sus productos.

yeezys

Desde la popularización de esta tendencia y su expansión a través de subastas y comercio online, las marcas han lanzado todo tipo de zapatillas con el propósito de llegar al mayor número posible de personas. Para ello, han agitado la bandera de la personalización , dando opciones a los consumidores de diseñar sus propios modelos y haciendo bueno el lema de que hay una zapatilla para cada persona. Y si no, la puede crear ella misma.

Un mercado de sneakers en crecimiento constante

Desde el comienzo del fenómeno, el mercado en torno a las sneakers no ha dejado de crecer. De hecho, podríamos señalar que actualmente mueve al año en torno a unos 74.000 millones de euros, pero se espera que se multiplique en los próximos años. Ello se puede deducir observando la tendencia por la cual el mercado del calzado casual ha aumentado exponencialmente su valor a través de las subastas en línea (conocidas casas como Sotheby’s ya han celebrado subastas de sneakers por cifras astronómicas) y un reposicionamiento en el sector del lujo.

Estas cifras se pueden explicar si tenemos en cuenta que el proceso para adquirir sneakers tiene todos los ingredientes propios de los mercados de bienes de lujo: intermediarios propios (no utilizan plataformas como Wallapop, ebay o webs de segunda mano generalistas), ediciones especiales limitadas y demanda alta. El juego de los fabricantes con la oferta es la clave para que se ponga en marcha todo el mecanismo; no es que exista una demanda gigantesca, sino que la oferta es en ocasiones tan escasa y aleatoria (hay marcas que eligen a sus compradores por sorteo) que generan un enorme valor añadido sobre el original, el cual es trasladado al mercado de segunda mano. Y no hablamos necesariamente de marcas de lujo; Lidl puso a la venta sus propias sneakers por 12€ y hoy alcanzan un valor de 800€ en el mercado de reventa.

Este auge en el mercado de reventa de zapatillas ha motivado un incremento de la especulación en torno a determinados modelos, que ven disparada su rentabilidad: el valor de reventa ha alcanzado el 6000% en algunos casos.

sneakers

Todo ello ha motivado que las zapatillas se hayan convertido en activos de inversión muy a tener en cuenta; los coleccionistas especializados están habituados a comprar zapatillas y no llegar a utilizarlas, sino guardarlas a la espera de una jugosa venta futura. Una prueba más del auge de esta tendencia es que ya no hay marca de lujo que no haya lanzado una línea propia de sneakers, como demuestran firmas tan conocidas como Louis Vuitton, Prada, Gucci o Balenciaga.

Además, hay que decir que no solamente se ha generado un potente mercado de compraventa de sneakers, sino que otros sectores han sido arrastrados en el despegue; a menudo se solicitan servicios de autentificación para verificar la autenticidad de las zapatillas, así como el estado de conservación. El hecho de contar con estos certificados, como es lógico, aumenta su valor en el mercado, tal y como ocurre con las obras de arte.

En resumen, los tiempos están cambiando y tanto los consumidores como las marcas , los inversores y los especuladores lo saben. Tal vez sea la hora de aceptar que las zapatillas se han convertido en un activo refugio al mismo nivel que el arte, las antigüedades o los coches antiguos. Quizás, dentro de unos años, tengas en tu poder unas sneakers valoradas en varios miles de euros.