¿Qué falla en las reclamaciones ante la «burbuja de los cárteles»?

01/02/2021 Peritación, Tasación, Valoración

De un tiempo a esta parte, no dejan de aparecer noticias de reclamaciones contra la actuación de cárteles tanto en España como en otros países europeos. Cárteles como el de fabricantes de camiones, el de libros de texto o el de la leche podrían dar como resultado miles de consumidores afectados que podrían acceder a indemnizaciones si lograsen demostrar el perjuicio percibido por la actuación de un cártel.

Un defecto común: hace falta un informe exhaustivo

Hay que señalar que desde el comienzo de la burbuja de los cárteles, las cifras que tratan de ilustrar el alcance del mismo no han hecho más que bailar, sin existir todavía una versión firme y definitiva. Partiendo de esta base, y poniendo como ejemplo el cártel de los fabricantes de camiones, podríamos decir que a tenor de los datos recogidos, insistimos, de manera provisional, el número de camiones que podrían verse involucrados en toda Europa se situaría entre los 5 y los 10 millones de vehículos. Partiendo de esa base, podría calcularse, a priori, que la responsabilidad de los cartelistas podría situarse entre los 70 y los 100 mil millones de euros en toda Europa.

Estas cifras, repetimos, todavía por escrutar y confirmar, corresponden al conjunto de los países europeos, por lo que cabría esperar un funcionamiento judicial similar en lo que a reclamaciones se refiere en todos ellos. En España, y continuando con el ejemplo del cártel de fabricantes de camiones, la cifra aproximada de camiones matriculados en España durante el cártel podría alcanzar los 156.220 vehículos -cifra obtenida a partir de los registros de la DGT que observan la matriculación de camiones entre 1997 y 2011-. Sin embargo, se da la paradoja de que que en nuestro país existe un índice de reclamaciones aceptadas mucho menor, en términos proporcionales, que en el resto del continente europeo; en España se recauda solo el 25% de las multas, como puede leerse en esta noticia. ¿A qué se debe esta singularidad?

La respuesta es tan elemental como contundente: en una cantidad significativa de reclamaciones presentadas en España se observan defectos de forma que impiden la continuación del procedimiento judicial. Este fenómeno tiene lugar de manera demasiado frecuente en España, como recoge esta otra noticia relacionada con el cártel de la leche.

Por desgracia, los defectos de forma están detrás de un buen número de fracasos a la hora de elevar reclamaciones relacionadas con la normativa en materia de Derecho de la Competencia y de la Unión Europea. Sin embargo, en muchas otras ocasiones, el obstáculo viene dado porque existe un gran desconocimiento a la hora de encontrar la manera de cuantificar de manera exacta los daños y perjuicios que un determinado cártel ha ocasionado con su actuación ilícita, lo que impide a un afectado sostener su reclamación con los argumentos jurídicos necesarios.

En otras palabras: hay un enorme número de casos en los que una reclamación ve interrumpida su tramitación porque no logra incorporar a la misma una prueba contrafactual que permita sustentar en argumentos sólidos, con cifras, datos y gráficas, su defensa en sede judicial.

La solución siempre está en los datos

La información es poder sólo si nos sirve para acertar en las decisiones. Taxo puede convertirse en un aliado fundamental a la hora de calcular la cuantía defraudada por la actuación de un cártel en cada caso específico, así como los intereses devengados, gracias a un informe exhaustivo que pueda ser utilizado como prueba contrafactual . Nuestra plantilla cuenta con profesionales especializados en derecho colusorio, con experiencia en conocidos casos de cárteles en España y con gran conocimiento acerca de todo lo que necesita un afectado para acceder a una indemnización.

Independientemente de que hablemos del cártel de fabricantes de camiones, de la leche, de los libros de texto o tantos otros que en los últimos años aparecen en las portadas de los medios de comunicación, a todos se les imputa un delito común: realizar prácticas ilícitas para alterar el normal funcionamiento del mercado, generando potenciales perjuicios a individuos y colectivos.

Ante ello, la buena noticia es que no sólo se puede calcular y cuantificar el presunto daño emergente y posibles perjuicios derivados, sino que además es posible demostrar, con datos fehacientes, cuál habría sido el funcionamiento normal del mercado y a cuánto asciende la diferencia entre una evolución normal de un sector económico y la que se ha dado fruto de la actuación de un determinado cártel durante un período de tiempo dado.

En otras palabras, gracias a un estudio riguroso y multidisciplinario y la elaboración de un informe exhaustivo, Taxo puede proporcionar a sus clientes los argumentos necesarios en los que sustentar una tesis jurídica, ya sea a la hora de presentar una reclamación de daños y perjuicios, como a la hora de defender la correcta actuación de un sujeto de derecho.